english
 
Artist Statement

 

Mi proceso de creación se basa principalmente en lo que entiendo como Pintura: el diálogo entre los diferentes elementos pictóricos de cada obra y la relación que se establece entre sí. Establezco en cada obra una jerarquía plástica que ordena el caos de una manera coherente que me permite jugar con las ideas, pero ante todo, con la pintura.


Los conceptos de mis series son diferentes: en Paisaje con árbol reflexiono sobre el cambio, repitiendo el mismo leivmotiv como excusa para reforzar la idea del paso de tiempo y del devenir. En True Landscapes pretendo suscitar la reflexión acerca de lo real. Incorporo elementos del paisaje sin la intención de representar fidedignamente un paisaje en sí, sino como módulos que asumen su rol de distraer para sembrar la duda: la paradoja de los paisajes de verdad, o True Landscapes. En A mesa puesta homenajeo la primera fotografía de la historia, La mesa puesta, 1822, de Niépce, incorporando variantes a la composición original. Con ello planteo que cualquier decisión, por efímera que parezca, tiene una trascendencia.


Mi pintura es un residuo de la investigación con diversas técnicas donde la piel de cada cuadro es el resultado de la serendipia y de un proceso que sólo busca seguir siendo proceso. 


Más importante y divertido que la posada –amigo Sancho-, es el camino”. Miguel de Cervantes

Víctor Alba


                              

 

 

Paisajes del Interior By Marcos Fernández (Blouin artinfo)

Víctor Alba: paisajes del interior
Por Marcos Fernández para el proyecto “Surprise series” de NOCAPAPER en el año 2015.

La realidad se manifiesta antojadiza, cuando nos sometemos a trazar un vector sensible y evidente. Por eso, intentar escapar de esas incógnitas, suele provocar en los artistas una solemne virtud de rebeldía contra la retina.

Ahí, la tradición del paisaje, más allá de iluminismos o pleniarismos, ha tendido a buscar un espacio mental voluble y etéreo que nos diga, encarecidamente, más que la representación exacta de una rama o un arbusto, acreditando de alguna forma lo que no se ve frente a lo que se ve. Una actitud que crea tangencias con las tesis expresionistas, esas que se regocijaban en el percibir mucho y pintar poco, que indagan sobre la magia y el hechizo del trazo, del color envejecido y de la imperfección abierta.

El camino elegido por Víctor Alba ahonda en la idea post-pictórica y romántica de la representación del entorno. Sus ágiles grafismos, su vehemencia gestual y el carácter tachista de sus fracturas terrenales -bajo la condición de rápidos horizontes-, hace que su pintura se desprenda del dichoso segmento preciosista, para acumular registros en torno al modo de entender la naturaleza, lo telúrico, lo geofísico -sin salacot de explorador- y, desde algún punto de vista, lo territorial.

En algunas de sus series, se muestra un unitario y obsesivo núcleo pictórico donde, un árbol, adquiere un protagonismo casi místico y abstracto, como núcleo de un fantasmagórico ejercicio de síntesis expresiva, lejos de cualquier nexo que module inadecuadamente la impronta lúcida del querer contar, construyéndose inconscientemente, tal y como se interpreta, se mira y se razona. Cuando la pintura es pintura otras retóricas no son hábiles, de hecho, suelen hasta importunar porque dejan de hacer hincapié en la figura explícita del suceso pictórico, como voluntad e interiorización de nosotros mismos.

Marcos Fernández

Link BLOUIN ARTINFO

Link NOCAPAPER Surprise series